LA IMPORTANCIA DE LAS HORAS FRÍO EN LOS FRUTALES CADUCIFOLIOS

Los frutales caducifolios son aquellos que pierden las hojas en otoño y entran en parada vegetativa hasta la siguiente primavera. Algunos de los árboles y arbustos frutales caducifolios más importantes son melocotonero, cerezo, manzano, almendro, arándano o la vid.
Durante la parada vegetativa es necesario que estos frutales acumulen una cierta cantidad de horas frio que permitan una idónea ruptura de las yemas dormidas y en consecuencia que el árbol brote de forma correcta.
Las horas frio (HF) es un término utilizado para referirse a la acumulación de horas por debajo de unacierta temperatura. Inicialmente los primeros modelos de cálculo de HF acumulaban las horas con temperaturas por debajo de 7º C. Actualmente se acepta que 1 HF equivale a 1 hora en temperaturas entre 2.5 y 9.1 ºC.
Cada especie y cada variedad tiene unos requerimientos de acumulación de HF pero como regla general se puede decir que necesitan entre 600 y 800 HF durante el letargo invernal para una correcta ruptura de la dormición e inicio del crecimiento vegetativo.
Normalmente la acumulación de HF se lleva a cabo durante los meses de noviembre y diciembre. En el caso de años como este, el retraso de la llegada del frio hace que el descenso de temperaturas durante los meses de enero y febrero sea fundamental para alcanzar los requerimientos de HF adecuados. El hecho de no alcanzar la acumulación necesaria de HF condicionará de forma transcendental la producción del año siguiente. Una acumulación deficiente de HF provocará desprendimiento de la yema floral, menor número de flores, retraso en la apertura de yemas y por ende una mala fructificación.
Por ello, en inviernos calurosos como este es todavía más importante un buen seguimiento del crecimiento del frutal y al menor síntoma de deficiencia en el crecimiento o mala floración corregir estas carencias con productos como BIONA BR POWER o BIONA B3, inductor de la brotación y del desarrollo vegetativo y BIONA SET, mejorador de la floración y el cuajado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *