Mejora de la eficiencia del uso de agua durante de sequía

La escasez de agua es un fenómeno cada vez más acusado, no solo en España, sino en la mayoría de los países del mundo. Cuando la escasez de agua se prolonga a lo largo del tiempo, se puede afirmar que nos encontramos ante una sequía.

Cuando un país o región sufre una escasez de agua prolongada, saltan las alarmas sociales y comienza un proceso de búsqueda de alternativas para mejorar la eficiencia en el uso del agua.

La mayor parte del agua extraída en un país como puede ser España, por lo general, aproximadamente tiene la siguiente distribución: un 75 % del volumen de agua va destinado a usos agropecuarios, un 15 % se emplea en el abastecimiento público y entre el uso industrial y el termoeléctrico se emplea un 10 %.

Para poder ser eficientes en cuanto al consumo de agua, cabe destacar los diferentes tipos de uso de agua:

  • Agua azul; es aquella que ha sido extraída de su ubicación natural, es decir de un lago, río y/o acuífero. Es la que realmente interesa para generar un mayor ahorro de agua.
  • Agua verde; es aquella que no requiere de energía para su extracción, es decir, el agua de lluvia o agua evaporación.
  • Agua gris; es aquella cantidad de agua que queda contaminada tras la producción de bienes y servicios.

Por lo tanto, la reducción del consumo de agua debe realizarse en agua azul y agua gris, para así generar una mayor eficiencia en el uso del agua.

Como se ha indicado anteriormente, el sector agropecuario consume el 75 % del agua azul del país, dentro de este sector encontramos el sector agrícola y el ganadero. El sector ganadero consume gran cantidad de agua, sin embargo, gran parte de esta es agua verde. En cambio, el sector agrícola consume principalmente agua azul, y es, en este ámbito donde se puede mejorar la eficiencia para reducir el consumo.

También se puede mejorar las eficiencias en cuanto al agua de abastecimiento público y/o de aprovechamiento industrial, pero el ahorro de agua sería ínfimo en comparación con el que se obtendría mejorando la eficiencia en el sector agrícola. Frecuentemente, cuando una región sufre una sequía, los agentes públicos hacen restricciones en el uso del agua pública, sin embargo esta reducción resulta insignificante como se ha comentado anteriormente.

No obstante, se puede afirmar que se encontrarían mayores ahorros de agua actuando sobre la eficiencia del uso del agua en el sector agrícola, que los ahorros que se podrían obtener en otros ámbitos de uso como pudiese ser el abastecimiento público.

Alguna de las medidas que se podrían implantar para reducir el consumo de agua en el sector agrícola se dirigirían hacia una reducción de la evaporación del agua y de la transpiración de la planta, otra opción sería emplear aguas recicladas. Algunas de las medidas que se tendrían en cuenta son:

  • Revestimiento de canalizaciones de agua, en el caso de riego por superficie y recubrimiento geotextil de los laterales de goteo en caso de riego localizado.
  • Suelos con texturas franca-arcillosa y estructuras de suelo con altos contenidos en materia orgánica favorecen la retención de agua en el suelo.
  • Utilización de material vegetal con menor tasa de transpiración, variedades más precoces, menor apertura estomática, etc.
  • Cambiar métodos de riego, ya que las eficiencias de estos varían mucho.
  • Utilización de aguas recicladas en los cultivos, se reduce la cantidad de agua azul empleada, al mismo tiempo que se aportan una mayor cantidad de nutrientes.

Como conclusión, destacar la importancia que tiene el sector agrícola tanto en el consumo del agua azul como en la eficiencia de uso de esa agua, siendo éste el punto más significativo donde ejercer una presión de cambio dirigida hacia el uso más eficiente del agua azul, así como una reducción del agua empleada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *