Un vistazo a la Agricultura Biodinámica

La agricultura biodinámica es un tipo de agricultura ecológica que cada vez está más en auge. Fue Rudolph Steiner quien, en 1923, en un contexto en el que estaba en auge la agricultura convencional sin control, percibió la necesidad de fomentar un tipo de agricultura más sostenible, respetuosa con el medio ambiente, y sobre todo, con las personas.

Este tipo de agricultura representa el máximo de la ecología. Su objetivo principal es recuperar la fertilidad del suelo, por ello, todas sus prácticas van principalmente encaminadas a mantener un equilibrio natural y saludable en el suelo. Para el agricultor biodinámico, los resultados de una buena cosecha son el resultado de un buen cuidado de la Tierra.

Para ello, este tipo de agricultura no se concibe sin el uso de los preparados biodinámicos, descritos por Steiner. Son de dos tipos, los que se aplican directamente al suelo, y los que se aplican en la pila de compost.

Los que se aplican al suelo son el preparado 500 o boñiga de vaca en cuerno, y el 501 o de sílice. La aplicación del preparado 500 sobre la tierra supone un gran aporte de microorganismos que participan en el ciclo del nitrógeno al suelo; el preparado 501, es sílice en polvo diluido en agua. El sílice es ampliamente utilizado en agricultura por sus propiedades secantes, creando una ambiente desfavorable para la proliferación de hongos, además de por sus propiedades para aportar calor a la tierra.

El resto de preparados biodinámicos, del 502 al 507 consiste en aplicar hierbas medicinales previamente secados en diversas partes de los animales (vejiga de ciervo, cráneo, mesentério o intestino) dentro de la pila de compost. Las hierbas son Milenrama, Manzanilla, ortiga, corteza de roble, diente de león y valeriana. Todas estas hierbas tienen propiedades antisépticas o aportan nutrientes necesarios para el buen desarrollo de las plantas.

Otro objetivo fundamental en la agricultura biodinámica, es crear ecosistemas naturales y equilibrados, los llamados organismos granja. Un ecosistema equilibrado, no necesita ningún aporte del exterior para mantener su equilibrio y productividad, es más, cualquier aporte externo podría desestabilizar este equilibrio.

Por otro lado, el agricultor biodinámico es consciente de que todos estamos sometidos a interacciones con el medio. Pueden ser interacciones entre plantas, interacciones planta-agricultor, suelo-atmósfera… pero van más allá, y contemplan también las influencias que el cosmos ejerce sobre nuestro planeta, en concreto sobre la agricultura. Es por ello que tienen un calendario biodinámico, desarrollado por Maria Thun (1922-2012) que dedicó toda su vida a experimentar en sus tierras los mejores momentos para sembrar, plantar, podar, etc, llegando a la conclusión de que los mejores momentos estaban relacionados con la posición de la Tierra con respecto a la Luna, el Sol y los planetas.

Conseguir la certificación de agricultor biodinámico no es tarea sencilla. Para ello previamente deben certificar sus buenas prácticas dentro de la agricultura ecológica, y posteriormente con la agricultura biodinámica. La certificación de producto biodinámico la concede el organismo internacional DEMETER, que permitirá utilizar su sello en el envasado de los productos como distinción de máxima calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *